Padres que corren

Antes dudaba, pensaba que era una impresión mía, pero ahora ya no, ahora es una certeza: muchos padres que rondan los 40 corren. Lo he visto con mis propios ojos: mis vecinos corren, mis amigos corren, mis hermanos corren, mis primos corren.

Antes era el gimnasio. Ahora corren.

Los hay que corren por la mañana (madrugando un montón), los hay que a mediodía (sacrificando la comida), por las tardes (los menos), por las noches (dejando a los niños cenados, incluso acostados). Cuando se puede. Porque no es fácil, nada fácil. Cuesta encontrar un hueco para correr cuando se es padre que ronda los 40. Cuesta mucho.

Que me lo digan a mí, llevo meses buscando el hueco y aún no lo he encontrado. Pero no pierdo la esperanza de pasar pronto a engrosar la lista de padres que corren. Porque como dice El Roto hablando de algo que no tiene nada que ver con esto de correr: “Cuando hace frío tienes que levantarte y empezar a correr”.

* El de la foto es Haruki (me encanta este nombre) Murakami y tiene un libro llamado “De qué hablo cuando hablo de correr”.

  ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *