Hermanotrón

Separarse con hijos tiene tela. Juntarse de nuevo con alguien con hijos tiene más tela. Y ya tener otro hijo con la nueva pareja es tela de doble ancho.

Yo tengo tela de doble ancho. Y la tela de doble ancho da mucho juego. Normal, es de doble ancho. Te ocurren multitud de escenas divertidas (también difíciles de narices, pero eso, otro día).

Por ejemplo: ni hermano ni hermanastro, hermanotrón. Así le recomendaba un amigo de mi hija llamar al hijo de mi novia. Estábamos en la parada del autobús: que si hermanastro sonaba fatal, que si hermano no, porque claro, no eran hermanos, que si tal que si pascual, cuando de repente, se oyó su voz: hermanotrón. Él lo tenía claro: hermanotrón.

Y es que en las familias reconstituidas (¡toma ya!) con esto de los parentescos no es nada fácil arreglárselas: madrastra, padrastro, hermanastro, hermanastra…

P.D.: Una aclaración (muy útil en estos tiempos que corren y en los que vendrán). Dice la RAE:ImagenImagen

Nota: Especial atención al paréntesis verde de hermanastro.

  , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *