Currilingus

No sé cómo ocurrió, pero ocurrió. Fue el otro día en la cena. De repente salió en la conversación la palabra cunnilingus. Y allá que fuimos. Que si significa esto, que si sorpresa, que si lo hace todo el mundo, que si con pene tiene otro nombre, que si tal, que si pascual, y de repente alguno (creo que uno de los medianos) lo dijo: currilingus. Y fue fácil: cunnilingus hecho con prisa. Currilingus. Como os podéis imaginar ya ha quedado en el inventario familiar. Y sí, la palabra da juego. Y sí, lo pasamos bien cuando la utilizamos. O bueno, al menos yo lo paso bien. A mí me me encantan las palabras inventadas. Hace tiempo hablé de una de ellas aquí en el blog: “Hermanotrón”. También fue cosecha de un niño. Y el primer recuerdo de palabra inventada que tengo es “desexilio”. Parece ser que es de Mario Benedetti y en su día me quedó grabada. Desexilio.

Y volviendo a nuestro currilingus, o lo que es lo mismo, a hablar de sexo con los niños. Como contaba en otra entrada -“Vulva y pene”-, yo tiro por lo fácil: les contesto a lo que preguntan, sea de sexo o de medios de transporte. O incluso de geografía. Si quieren saber lo que es un tren de vapor, se lo explico, igual que si quieren saber cuántos continentes hay (por cierto, esta es divertida, para nosotros hay 5, pero para otros son 7, para otros son 4…). O si quieren saber qué es un cunnilingus. Incluso voy más allá. Igual que les digo que me encantaría subir en un tren de vapor, o les contesto a la pregunta de en cuántos continentes he estado, también les digo si surge, si he hecho eso del cunnilingus y si me gusta hacerlo.

P.D.: Cuando escribí “Vulva y pene” en el verano de 2013 decía en la P.D.2 que algún día tenía que editar un libro de sexualidad. Pues a finales del año pasado ocurrió: “Niñas y niños”. ¡Yeah! Espero que no quede la cosa ahí y pronto haga más.

  , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *